Presentamos nuestro Departamento de Extensionismo Agropecuario.

Presentamos nuestro Departamento de Extensionismo Agropecuario.

Una nueva área dentro de la empresa, a cargo del Ing. Agr. Federico Bosch, para dar seguimiento agronómico a los equipos, conocer las experiencias de los usuarios y transformarlas en innovaciones que permitan lograr mejores resultados.

Conocé nuestro primer trabajo.

Trigo: Monitoreo de insectos en época de sequía.

En tiempos de sequía como el actual, donde se ven afectados los rindes del trigo, es fundamental monitorear los lotes para detectar insectos que se desarrollan en esas condiciones. Tal es el caso del trip (Orden: Thysanoptera; Familia: Thripidae). Son insectos pequeños (1 – 3 mm), de forma cilíndrica, alargada y con el extremo posterior agudo. Son de color amarillo/castaño. Tienen ciclo de vida corto y alta tasa reproductiva. Los daños son ocasionados por las larvas y, en menor medida, por los adultos. Normalmente el umbral de daño es de 15-20 larvas por espiga. Pero para no seguir perdiendo potencial de rinde, dicho umbral debe ser menor.

Pueden afectar directamente a la hoja bandera (área foliar fotosintética muy importante para la producción), como así también a los granos que se están llenando.

En hojas, sobre todo en el envés, dañan las células de los tejidos superficiales y succionan su contenido, causando la muerte de dicho tejido disminuyendo área fotosintéticamente activa. Las manchas gris plata y los puntos negros de sus excrementos son signos de su presencia.

Si el ataque se da en trigos no espigados, puede provocar un impedimento físico y una retención de la espiga embuchada que al salir provoca un retorcimiento de la espiga y un mal llenado.

Realizar una detección temprana nos ayuda a tomar la importante decisión de aplicar o no, y evitar de esa manera que sigan disminuyendo los potenciales rindes.

CASO PRÁCTICO

Visitamos la empresa TIERRAS DEL LITORAL S.A., clientes desde hace más de 6 años. Consolidados en la zona de Ricardone, Santa Fe, trabajan tanto en campo propio, como también brindan servicios a terceros.
En uno de los lotes que trabajan, realizaron monitoreo y detectaron presencia de trips. Tras tomar la decisión de aplicar, el ingeniero agrónomo a cargo realizó la fórmula más adecuada al caso: Clorpirifos+Abamectina+Tensioactivo

La aplicación la realizaron con la Pulverizadora Autopropulsada PAO 3500. Con un botalón de 38m de ancho de labor, bomba de pulverización HYPRO modelo 9303C-HM5C de 431 lts/min y con una bomba de carga HYPRO
modelo 9342P-HM5C-5SPR de 757 lt/min.

El operario de la máquina nos comenta: “caminamos por varios lotes, vimos presencia de insectos y decidimos hacer la aplicación”. En cuanto a la regulación, “estamos utilizando cono hueco, a una presión de 3,2 bares y un caudal de 45 lts/ha”, nos comentó el operario Gustavo Angelelli con más de 10 años de experiencia en el manejo de pulverizadoras.

Uno de los puntos destacados es la estabilidad del botalón, con respecto a esto Guillermo Angelelli nos comentaba que “con el nuevo desarrollo que le hicieron al botalón en cuanto a la estabilidad, puedo pulverizar a mayor velocidad que antes y lograr también una gran uniformidad en la aplicación.

Conclusiones

En el caso de realizar la pulverización, debemos tener en cuenta de elegir el principio activo adecuado, calibrar correctamente la máquina y también considerar de qué manera nos garantizamos una aplicación precisa, eficiente y segura para el operador y su entorno.
Se debe tener en cuenta el uso de tensioactivo y alcanzar una buena llegada de gotas finas.
Esto último es muy importante para lograr una correcta penetración en las espigas y así llegar a los trips que normalmente suelen encontrarse entre las espiguillas.